Saltar al contenido
TIENDAVINTAGE.NET

Historia de la moda femenina: Los años 50

Historia de la moda de mujer en los años '50

En la primera parte de nuestra visión general de la historia de la moda femenina, nos fijamos en la moda de la década de 1940 y en lo que las mujeres usaron en un decenio dominado por la Segunda Guerra Mundial.

¿Cómo era la moda femenina en los años ’50?

A principios de los 50, la moda y el estilo habían avanzado mucho y estaban muy influenciados por el “New Look” de Dior. Para las mujeres, los nuevos diseños proporcionaban un refrescante contraste con la austeridad y las limitaciones de los años 40.

Grace Kelly fotografiada por Howell Conant, 1955. Créditos: API Getty Images

Ahora se vestían con estilos con faldas más redondeadas y llenas, con cinturas altas y siluetas fluidas con mucha tela y adornos, en contraste con el aspecto funcional y económico de los vestidos de los años ’40.

Esta foto de un vestido del diseñador Cristóbal Balenciaga de 1950 ilustra este nuevo estilo más suave y femenino.

Vestido de Cristóbal Balenciaga, Harper’s Bazaar, 1950

Patrones brillantes, florales, lunares y colores, junto con mucho escote (piense en todos esos cuellos de cabestro, de hombro y vestidos sin tirantes) también se convirtieron en los favoritos de las mujeres.

Marilyn Monroe y Arthur Miller, foto por Sam Shaw, 1957

Las dobladillas cayeron desde la rodilla hasta la mitad de la pantorrilla, un hecho que para nosotros ahora parece ir de la mano con el ánimo conservador de la década pero, lo creas o no, recibió un montón de críticas por parte de muchas mujeres cuando fue presentado por primera vez por Dior como parte de su colección New Look en 1947.

Marilyn Monroe y Jane Russell fuera del Teatro Chino, 1953

Muchas mujeres lo vieron como un paso atrás después de la relativa libertad de las faldas cortas. También hubo quejas sobre el derroche y el exceso debido a todas las capas adicionales de tela utilizadas.

Lucille Ball luciendo un vestido de lunares, 1950s

La falda circular

Uno de los estilos más completos y “redondos” que se convirtió en una gran tendencia en la década de 1950 fue la falda circular. Era un diseño fácil de hacer donde un círculo literal de tela se cortaba del material para formar la falda.

Creaba una falda voluminosa que a menudo se hacía aún más grande al llevarla con una enagua debajo. Una falda circular típicamente caía hasta el dobladillo de la pantorrilla y su aspecto se podía variar añadiendo todo tipo de patrones o incrustaciones, ¡incluyendo el famoso caniche!

La falda caniche

Una de las tendencias de moda más icónicas de los años ’50, ya mencionada anteriormente, la falda caniche era un tipo de falda circular inventada en 1947. La primera falda caniche fue creada por la actriz y cantante Juli Lynne Charlot como una variación de una falda circular de temática navideña que había hecho de fieltro, cuando quería algo divertido para llevar a una fiesta.

La falda original era tan popular que pronto creó una variedad de diseños para poner en las faldas, todos con una historia única que contar. La falda caniche se convirtió en la más popular y conocida de todos los motivos y pronto la idea fue copiada por diseñadores de todo el mundo que empezaron a añadir todo tipo de aplicaciones a las faldas circulares. Aquí hay un ejemplo:

Y aquí otra raza de perro:

Son chulas, ¿no?

Y para algo diferente, aquí tenemos la Torre Eiffel, un teléfono y como guiño divertido a Tom & Jerry, un ratón agitando un cóctel!

Vestidos y faldas “de vaina” y “de contoneo”

A pesar de la popularidad de las faldas circulares, el otro look que asociamos con los años ’50 de hoy fue su opuesto. La falda o vestido de vaina, también conocido como vestido de tubo y el vestido de meneo, o falda, eran un look menos conservador que contorneaba y definía las curvas de las mujeres.

La figura curvilínea en forma de reloj de arena se consideraba ideal para las mujeres de la época (piense en Marilyn Monroe y Jayne Mansfield) y los vestidos de contoneo y de vaina eran estilos diseñados para resaltar esas curvas.

El vestido de meneo o contoneo, como su nombre indica, era un tipo de vestido que obligaba a las mujeres a “menearse” en lugar de caminar correctamente debido a su falda estrecha y cónica. El vestido de abajo es un ejemplo clásico de vestido wiggle o de meneo. Se puede ver que la estrechez de las piernas debe haber hecho que el vestido sea bastante difícil poder caminar. Por cierto, esta es la legendaria actriz y sex symbol de los años ’50, Gina Lollobrigida.

Aquí hay otro ejemplo de Jayne Mansfield con un vestido “de meneo”. ¿Ves lo larga y estrecha que es la falda a lo largo de la pierna? ¡No parece comodido ni de lejos!

Pantalones capri

Pero los años ’50 no eran sólo de faldas y vestidos. En los años ’40 las mujeres habían empezado a usar pantalones por razones prácticas y por necesidad. En los años ’50, sin embargo, los pantalones se convirtieron en una elección de moda y una parte estándar del vestuario de las mujeres.

Elizabeth Taylor en pantalones capri, fotografiada por Sanford Roth, 1954

Los pantalones de piernas anchas y a medida de los años ’40 dieron paso a un nuevo estilo de pantalones entallados y con la novedad de los 3/4 de largo, nacieron los capris. Por primera vez también, los pantalones cortos comenzaron a aparecer como una opción de moda principalmente para mujeres jóvenes.

Grace Kelly en jeans, 1950s

girls in pants-1950s

La más icónica que usaba pantalones capri era, por supuesto, Audrey Hepburn, de hecho convirtió el look un símbolo propio.

Los otros años 50 – La cultura juvenil

Mientras que el look femenino de reloj de arena era el distintivo de los años 50, también era bastante maduro y no encajaba en el estilo de todo el mundo. Cada década tiene su propia contracultura juvenil y los años 50 no fueron diferentes. Entre los cambios sociales de los años 50 vino la aparición de una cultura juvenil muy nueva y específica con su correspondiente estilo de moda.

La idea de “el adolescente” como un grupo definido nació en los ’50 y con ella una serie de subculturas, la mayor de todas ellas, por supuesto, es el rock and roll.

Cada subcultura y contra-cultura tiene su propia moda y estilo identificable y las de los años ’50 no fueron diferentes. Así que echemos un vistazo a algunas de las principales y su impacto en la moda femenina de los años 50.

Los “Greasers”

En América, el núcleo de la cultura juvenil rebelde de los ’50 era el Greaser. Los hombres tenían peinaban su pelo liso hacia atrás en un aspecto rebelde de James Dean, con muchos vaqueros remangados, camisas ajustadas y chaquetas de cuero o tipo bomber.

Algunas de las damas también tenían un aspecto algo “duro”: chaquetas de cuero, pantalones y pelo peinado con tupé. La música rock & roll, que era en sí misma una nueva tendencia en los años ’50, era una parte importante de esta cultura. Aunque se hizo en 1978, la película Grease muestra a los Greasers y su estilo a la perfección.

1950 Chicas “Greaser”, película The Outsiders

Por increíble que parezca, como muestra la siguiente foto, ¡había incluso algunas bandas de chicas moteras!

Pero no todas las chicas salían con los “chicos malos” con chaquetas de cuero y vestian así. Muchas simplemente llevaban una versión del “uniforme” de los años ’50; faldas en círculo o vestido columpio con una cintura ceñida y algún tipo de blusa o top de punto.

Cultura rockabilly

Aunque hay un pequeño cruce entre las culturas de los Greaser y los Rockabilly, la diferencia principal es que los Greaser eran más afines a la idea general de rebelarse contra la tradición y el conservadurismo. La cultura Rockabilly, por otro lado, se centraba en el amor por el estilo de música en sí.

El Rockabilly es también la cultura de la moda que más asociamos con el clásico vestido o falda de lunares, flequillo corto y tacones rojos. Debido al resurgimiento de la moda del rockabilly en los años ’80 y ’90, también se ha convertido en el look estereotipado que pensamos para los años ’50 y se ha mezclado con el look pin up de los ’50 de mujer. Sólo piensa en Betty Page y te haces una idea.

Para un aspecto más tradicional del rockabilly de los años ’50, aquí está una foto de la cantante de rockabilly Janis Martin, anunciada en su día como la “Elvis femenina”. Aquí parece una chica de estilo rockabilly muy dulce.

Janis Martin justo después de firmar por la RCA en 1956

El Vestido de “Swing”

El atractivo del rock & roll y el baile del rockabilly ayudaron a la popularidad del clásico vestido de swing de los años ’50. La falda completa, típicamente combinada con una enagua o una crinolina más llena debajo, era perfecta para bailar y girar hermosamente mientras se bailaba, como podemos ver aquí.

Teddy Girls y Teddy Boys

Otra subcultura juvenil que surgió en los años ’50, esta vez en el Reino Unido, fue la de los Teddy Boys and Girls. Los Teddy Boys eran un grupo británico de jóvenes de clase trabajadora que usaban ropa que se remontaba a la época eduardiana, pero a pesar de esta mirada más conservadora, el grupo también se dedicó a hacer reivindicaciones y a rebelarse contra su época. Las Teddy Girls eran una rama de este grupo, y como se puede ver llevaban una ropa muy similar a la de los hombres con trajes a medida y blusas de cuello alto a la antigua.

Teddy boys and girls, Londres, 1950s

Como subcultura juvenil, los Teddy Girls y Boys existieron durante mucho tiempo, con varios renacimientos a lo largo del camino, duraron hasta la década de 1980.

Así que, en general, la moda femenina de los años ’50 se mezcló sorprendentemente con estilos que iban de lo conservador a lo rebelde y de lo muy glamuroso a lo sencillo. Un gran contraste con la relativamente estrecha gama de estilos usados por las mujeres en los años ’40. Fue la variedad de estilos que se usaban en los 50 lo que reflejaba la sociedad durante esa década: conservadora y tradicional pero con una cultura juvenil emergente y una contracultura que trataba sobre la rebelión y el rock & roll.

¡Compartenos en Redes!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *